Contadorweb

sábado, 24 de diciembre de 2011

PARA DARLE VIDA AL CENTRO. -RECUPERACIÓN ZONA CALLE FRANCOS-

Yo me conozco la calle Francos como la palma de mi mano, porque estuve viviendo algunos años en esta jerezanísima calle, y sufrí en mis carnes su incomodidad y soledad.
Nuestros politicos, -mejor quitar eso de nuestros, viendo lo que hacen por nosotros-, no paran de idear costosos proyectos para darle vida al centro, tan costosos que no pueden sacarlos adelante. ¡Imaginación, por favor!...pero claro, la imaginación no siempre está premiada con el dinero.

Tenemos ese Cine Astoria, al que no se le saca todo "el jugo y provecho" que puede darnos, y nos limitamos a esos cuatro días en el año, con la celebración de los Viernes Flamencos.


¡¡¡ Sí, sí...detrás de ese muro donde se encuentra el escenario, hay más Jerez !!!

Dudo si el espacio es privado, y el ayuntamiento debe alquilar esos cuatro días. -Que alguien me saque de dudas-, pero en el caso de que sea propiedad del Ayuntamiento, que tiene visos de que así sea, ¿ Por qué no convertir el Cine Astoria en un parque con algunos Kioscos, -libre de impuestos-? ¿ Por qué no hacer que sea una bonita travesía hacía los barrios deprimidos? Sería como un embudo para recoger la gente que pueda ir a ver el cine los martes en la Compañia, también sería idoneo para aquellos que transiten por la plaza Salvador Allende y se atrevan a ir al Zoco sin tener que callejear por calles más solitarias...
Y si se llama Cien Astoria, es que habría un cine.. ¿Verdad? ¿Por qué no hay cine de verano gratis, cada dos días en Verano? * Puede que resulte caro traer el último taquillazo americano, pero podrían poner cine español de los años 60, películas folklóricas,... e imagino que más de una parejita de ancianos se acercaría a ver "Soy Minero"...


Viendo el mapa, sería un espacio ganado a la ciudad para la ciudad... Añadiéndole una vena de sangre a zonas castigadas como el Salvador, El Carmen, El Zoco....

Parece fácil, ¿no?

S.Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada